Nov 27, 2017
76 Views
0 0

Muhammad Ali recibiendo el oro en los JJOO de Roma ’60

Written by

Muhammad Ali recibiendo el oro en los JJOO de Roma ’60 cuando solo tenía 18 años.

Hístorica foto de Muhammad Ali (entonces Cassius Clay) en el podio de las olimpiadas de Roma ’60 antes de recibir la medalla de Oro tras su combate contra el polaco Zbigniew Pietrzykowski.

Así es como nación una de las mayores leyendas de la historia del deporte y uno de los mejores boxeadores (para muchos el mejor) de la historia. Esta foto estuvo de cerca de no tomarse nunca. El miedo a volar de Cassius Clay hizo que tratase retirarse de los Juegos Olímpicos de 1960 unas semanas antes de que el equipo estadounidense viajara a la capital italiana. El joven de Louisville había volado anteriormente pero no le gustasen mucho los aviones, desde que un vuelo a California para los entrenos Olímpicos resultase más turbulento de lo normal.

Cassius Clay incluso preguntó si podía ir a Roma por mar o en tren. Cuando le dijeron que ninguno de las dos opciones era posible, decidió que podría no acudir a la cita Olímpica. Finalmente su entrenador Joe Martin, el mismo que le dijo Cassius Clay cuando tenía 12 años que si realmente quería lidiar con el ladrón que robó su bicicleta, primero debería aprender cómo pelear, le convenció para tomar el avión a Roma.

Ya en Roma, Cassius Clay fue ganando combates y avanzando hacía la final. A medida que avanzaba en las rondas, Clay también convirtió en el favorito de los locales gracias a un estilo que, en esa etapa, era visto como poco ortodoxo.

Y en la semifinal, Clay se enfrentó al australiano Tony Madigan al que ganó por puntos, ya que Madigan realizón un muy serio combate. De hecho, en un artículo de 2010 en el Courier-Journal de Louisville para conmemorar el 50 aniversario de su medalla de oro, Bud Palmer, un presentador de la CBS, dijo que sentía que Clay había sido derrotado por el australiano.

En la final, Clay se enfrentó a Zbigniew ‘Ziggy’ Pietrzykowski, un polaco corpulento, que tenía entre 25 y 28 años, dependiendo de a quién preguntases.

Fuente: The Guardian

Archivado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *