Feb 4, 2018
5384 Views
0 0

Adolf Hitler en Paris

Written by

Foto de Adolf Hitler en Paris en 1940, con la Torre Eiffel de fondo.

En junio de 1940, Adolf Hitler posó frente a la Torre Eiffel junto al arquitecto del Tercer Reich, Albert Speer (izquierda) y su escultor favorito Arno Breker.

Los soldados alemanes tuvieron que subir a la cima de la Torre Eiffel para levantar su bandera, ya que los franceses cortaron todos los cables de elevación. En agosto de 1944, cuando los aliados se acercaban a París, Adolf Hitler ordenó al general Dietrich von Choltitz, jefe militar nazi en París, tirar la torre abajo junto con los edificios más emblemáticos de la ciudad. Von Choltitz desobedeció la orden gracias que el cónsul sueco Raoul Nordling le convenció para dar marcha atrás a la orden (existe una película de 2014 llamada Diplomacia que cuenta esta historia).

Adolf Hitler y sus hombres caminan delante de la Torre Eiffel en París, 1940.

Esta foto de Adolf Hitler con sus hombres el día después de la firma del armisticio por parte de Francia es una de las más icónicas de la Segunda Guerra Mundial. Hitler celebró la victoria alemana sobre Francia con una gira triunfal por París. Esta fue la primera y única vez que el dictador Alemán piso París.

La mañana del 23 de junio, Adolf Hitler hizo un recorrido rápido por la capital francesa que incluyó la ópera de París, los Campos Elíseos, el Arco de Triunfo y la Torre Eiffel. Después de visitar la tumba de Napoleón y el Sacre Coeur, Hitler abandonó la ciudad. En total, Hitler pasó tan solo unas tres horas en la ciudad.

Hitler visitando la tumba de Napoleón

Hitler visitando la tumba de Napoleón

Su visita a la tumba de Napoleón fue especial. Dicen que al salir de allí Hitler declaró que ese fue el momento más grande de su vida. Como tributo al emperador francés, Hitler ordenó que los restos del hijo de Napoleón se moviesen a Viena para estar al lado de su padre. También ordenó la destrucción de dos monumentos de la Primera Guerra Mundial: el del general Charles Mangin, héroe de guerra francés, y el de Edith Cavell, enfermera británica que fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *